La fuente de nitrógeno como herramienta auxiliar en el manejo de las malas hierbas

APROGIP - 17 Aug, 2018

Conocer la influencia de la fertilización nitrogenada en la producción de biomasa y el balance de N y C de las malas hierbas debería ayudar al manejo de éstas y por tanto a su control. La concentración de N en el suelo es un factor determinante de la presencia y ecología de malas hierbas, así como de la competencia con los cultivos por este recurso.

Resumen:

Los resultados de producción de biomasa, tanto de parte aérea como de raíz, nos muestran las distintas preferencias por una u otra fuente [(nitrato (NO3-) o amonio(NH4+)] de nitrógeno (N), así como la influencia de la fuente de N en la respuesta a la dosis (2 mM vs. 0,2 mM) en la zona radicular: Amaranthus viridis y Chenopodium album prefieren el NO3- y no responden a la dosis de NH4+, Conyza bonaeriensis y Solanum nigrum también prefieren el NO3-pero responden a la dosis de NH4+, mientras que Sonchus oleraceus prefiere el NH4+ y no responde a la dosis de NO3-. Igualmente, la fuente de N, y no sólo la dosis de N, tiene una gran repercusión en la relación carbono/nitrógeno (C/N) tanto de la parte aérea como de la raíz. El conjunto de los resultados sugiere que el manejo de la fuente de N en los sistemas agrícolas podría ayudar al manejo de las malas hierbas y con ello a su control, en pro de hacer una mejor optimización de los recursos.

 

Para más información, consultar Actas XV Congreso e la Sociedad Española de Malherbología. Volumen 2. (Páginas 443-449).