Los diez mandamientos para lavar la fruta y la verdura

APROGIP - 18 Feb, 2019

Aunque muchas personas saben que los productos animales deben manipularse cuidadosamente para evitar que se echen a perder, muchos desconocen que las frutas y las verduras también pueden ocasionar brotes de enfermedades transmitidas por alimentos. Leer más en Econoticias. Foto Econoticias.com.

Durante la etapa de crecimiento, las frutas y verduras pueden contaminarse con la tierra, con el agua o con los fertilizantes. Después de la cosecha pasan por muchos manos y se incrementa el riesgo de contaminación. La contaminación también puede ocurrir cuando el producto ya ha sido comprado, durante la preparación de los alimentos, e incluso debido a un mal almacenamiento. Con tantas fuentes de contaminación es muy importante preparar de manera segura los productos frescos antes de consumirlos.

Pautas a la hora de lavar frutas y verduras:

  • Se deben escoger productos que no estén golpeados o dañados y asegurarse que los productos precortados, tales como bolsas de lechuga o tajadas de sandía, estén refrigerados o almacenados con hielo en la tienda y en el hogar.
  • Lávese las manos durante 20 segundos con agua tibia y jabón antes y después de preparar alimentos frescos.
  • Deseche toda parte dañada o golpeada antes de preparar y comer.
  • Frote suavemente los alimentos mientras los enjuaga bajo un chorro de agua.
  • Lave los productos frescos antes de pelarlos de manera que la suciedad y la bacteria no se transfieran del cuchillo a la fruta o el vegetal.
  • Use una escobilla para limpiar las verduras y frutas duras tales como melones y pepinos.
  • Seque las frutas y verduras con una toalla de tela o de papel para reducir la bacteria que aún esté presente.
  • Deseche las hojas externas y que estén dañadas de las verduras de hoja.
  • Almacenar los productos frescos dentro del refrigerador a 4 grados o menos.
  • Ya que la cocción de alimentos elimina las bacterias dañinas, las frutas y verduras crudas son los que acarrean el mayor riesgo de contaminación. Desde la FDA se sugiere evitar los brotes crudos que normalmente se sirven en ensaladas, enrollados, sándwiches y comida oriental.